top of page

Consejos para llevar tu pupper a la oficina o espacio de trabajo.

¿Sabías que el 23 de junio se celebra el “Día nacional de llevar a tu perro al trabajo”? ¿Alguna vez has llevado a tu pupper al trabajo o trabajan juntos desde casa o en un co-working space?


Llevar a tu perro al trabajo puede ser una experiencia encantadora. No solo ayuda a fortalecer el vínculo con tu mascota, sino que también crea un ambiente de trabajo más relajado y agradable. Sin embargo, llevar a tu pupper al trabajo requiere una cuidadosa planificación y consideración para garantizar un día tranquilo y productivo para todos los involucrados. En blog, le brindamos valiosos consejos e información esencial para que la visita al lugar de trabajo de su perro sea un éxito.


1. Verifica la política de la empresa:

Antes de llevar a tu pupper al trabajo, es crucial revisar las políticas de tu empresa con respecto a las mascotas en el lugar de trabajo. Algunas empresas pueden tener pautas, restricciones o requisitos específicos que debe cumplir. Familiarízate con estas políticas para asegurarse de que las cumple y evitar posibles problemas.


2. Evalúa el comportamiento de tu perro:

¡Seamos realistas! Al igual que salir a lugares públicos, no todos los perros están hechos para el entorno de la oficina. Evalúa su temperamento, el comportamiento y la salud general de tu pupper para determinar si prosperaría en un entorno laboral. Considere factores como la socialización, el entrenamiento y la tolerancia a nuevos entornos y personas. Si tu pupper es ansioso o se estresa fácilmente, puede ser mejor reconsiderar llevarlo al trabajo.


3. Prepara a tu pupper:

Preparar a tu perro para el lugar de trabajo es esencial para garantizar una experiencia positiva. Comienza por aclimatarlos a nuevos entornos, sonidos y personas. Exponlo gradualmente a entornos similares a los de una oficina para medir su nivel de comodidad. Asegúrate de que tu pupper esté actualizado en la prevención de parásitos y que goce de buena salud en general. Además, tenerlo entrenado en obediencia es crucial para asegurarse de que se comporten adecuadamente en la oficina.


4. Crea un espacio seguro:

Designa un área cómoda y segura para tu pupper en la oficina. Prepara una cama, un plato de agua y juguetes para mantenerlos ocupados durante todo el día. Asegúrate de que el espacio esté alejado de áreas de alto tráfico y peligros potenciales. Tener un refugio seguro ayudará a que tu perro se sienta seguro y minimizará cualquier comportamiento disruptivo.


5. Comunícate con colegas:

Notifica a tus colegas con anticipación acerca de tu plan para llevar a tu pupper al trabajo. Comunica cualquier información importante, como el nombre, el temperamento y las pautas o límites necesarios de tu perro. Sé respetuoso con las alergias, los miedos o las molestias de tus compañeros de trabajo con los perros, y aborda cualquier inquietud que puedan tener.


6. Empaca lo esencial:

Prepara una bolsa para perros llena de todos los artículos necesarios que tu pupper pueda necesitar durante el día. Esto puede incluir alimentos, treats (a nosotros nos gusta llevar los EVOLVE® jerky bites de salmon con batata), bolsas de basura, una correa, artículos de aseo personal y cualquier medicamento. Ten en cuenta las necesidades específicas que tiene tu pupper y asegúrate de tenerlas cubiertas.


7. Sigue una rutina:

Mantener una rutina ayudará a tu pupper a adaptarse al nuevo entorno de trabajo. Mantén los descansos regulares para comer, caminar e ir al baño en consonancia con su horario habitual. Una rutina estructurada proporcionará estabilidad y reducirá cualquier posible ansiedad que pueda experimentar tu perro.


8. Supervisar y monitorear:

Si bien es tentador dejar que tu pupper deambule libremente, es importante supervisarlo en todo momento. Está atento para asegurarte de que no moleste a tus compañeros de trabajo, no haga travesuras o se encuentre en situaciones inseguras. Supervisar el comportamiento de tu perro también ayudará a abordar cualquier problema de inmediato.


9. Limpia responsablemente:

Los accidentes ocurren, pero es tu responsabilidad limpiar los desechos de tu perro. Mantén los suministros de limpieza disponibles para abordar rápidamente cualquier desorden. Desinfecta regularmente el área designada de tu pupper para mantener un espacio de trabajo limpio e higiénico para todos.


Llevar a tu pupper al trabajo puede ser una experiencia gratificante tanto para ti como para tu compañero peludo. Siguiendo estos consejos y pautas, puede crear un ambiente de trabajo armonioso y amigable para los perros. Recuerda, cada perro es único, así que prepárate.



3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page